Parece tierno y divertido, pero lanzar a tu bebé al aire puede ser mortal

 Aunque provoques la risa y felicidad de tu bebé al lanzarlo por el aire, esta práctica puede ser mortal para tu pequeño, advirtió el pediatra Robert Núñez, quien insta a los padres o cuidadores a evitar este “juego”.

El reconocido pediatra Robert Núñez utilizó su cuenta de Twitter para hablar sobre las graves consecuencias de jugar a lanzar a un bebé por el aire, que puede causar el síndrome de bebé sacudido.

Parece tierno y divertido, pero lanzar a tu bebé al aire puede ser mortal. Foto: Ilustrativa

En esa línea, el especialista explicó que este síndrome, también conocido como traumatismo craneal por maltrato o síndrome de hiperextensión cervical, es una lesión cerebral grave que se produce por sacudir violentamente a un bebé o a un niño pequeño.

El síndrome del bebé sacudido destruye las células cerebrales del niño e impide que el cerebro reciba suficiente oxígeno. Este síndrome es una forma de maltrato infantil que puede provocar un daño cerebral irreparable o la muerte”, alertó.

Igualmente, afirmó que esto se puede prevenir. “Los padres que corren el riesgo de dañar a un hijo pueden recibir ayuda”, dijo Núñez, quien a la vez indicó que los padres también pueden enseñar a los cuidadores sobre los peligros de esta práctica.

Sobre los síntomas del síndrome, el pediatra citó: agitación o irritabilidad extrema, dificultad para permanecer despierto, problemas respiratorios, alimentación deficiente, vómitos, palidez o color azulado en la piel.

El síndrome del bebé sacudido es una lesión cerebral grave que se produce por sacudir violentamente a un bebé o a un niño pequeño. Foto: Ilustrativa

Igualmente, aparecen convulsiones, parálisis y coma. “Es posible que no veas signos de lesión física en el cuerpo del niño. A veces, la cara presenta hematomas”, subrayó.

En otra línea, indicó que las lesiones que podrían no verse de inmediato comprenden sangrado de cerebro y los ojos; lesiones en la médula espinal y fracturas en la costilla, el cráneo, las piernas y otros huesos.

“Muchos niños con este síndrome presentan signos y síntomas de maltrato infantil previo”, aseveró el pediatra.

Por otra parte, puntualizó que en casos leves del síndrome, el niño puede verse normal después de ser sacudido, pero con el tiempo puede manifestar problemas de salud o de comportamiento.

Sobre las causas, Núñez especificó que los bebés tienen músculos del cuello débiles y, a menudo, tienen dificultad para sostener la cabeza. “Cuando un bebé sufre sacudidas violentas, su frágil cerebro se mueve hacia adelante y hacia atrás dentro del cráneo”, advirtió.

“Sacudir a un lactante, aunque sea por unos breves momentos, puede provocarle daño cerebral irreversible”, añadió Robert Núñez, quien lamentó que muchos de los niños afectados por el síndrome mueren.

En tanto, los que sobreviven podrían requerir atención médica de por vida para enfermedades como pérdida de la visión, sea parcial o total; retrasos en el desarrollo: problemas de aprendizaje o de conducta, discapacidad intelectual, trastornos convulsivos o parálisis cerebral infantil.

Por tal motivo, el pediatra insta a evitar esta práctica, que a pesar de provocar sonrisas a tu bebé, es mortal.