Revelan cómo agentes de Senad habrían montado decomiso y ocultado audios para evadir a la Justicia

En audios a los que accedió La Nación, se revelaría cómo funcionarios de la Senad habrían realizado el montaje de un decomiso de drogas y ocultado los audios en los que se ideó la perversa maniobra para evadir a la justicia. Estarían involucrados Carlos Chamorro, exjefe de Inteligencia de la institución, su esposa Natalia Berenicce Bareiro y el entonces líder de la Oficina Regional de Salto del Guairá, Abelino Valdez.

Grabaciones a las que accedió el diario La Nación se revela presuntamente cómo agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) estarían involucrados en la simulación de operativos antidrogas. Según la investigación, generada a partir de estos audios, en Salto del Guairá los funcionarios idearon montar una supuesta fábrica de producción de marihuana en medio de una colonia indígena para dejar en alto la labor de una base regional.

Revelan cómo agentes de Senad habrían montado decomiso y ocultado audios para evadir a la Justicia. Foto: La Nación.

Del mencionado plan, según los audios de las conversaciones de supuestos narcos, sabían supuestamente en la Oficina Regional de la Senad en Salto del Guairá, que estaba a cargo de Abelino Valdez Ruiz, y habrían estado involucrados Carlos Francisco Chamorro Portillo, agente destituido de la Unidad de Inteligencia Sensible (SIU), y su esposa Natalia Berenicce Bareiro, quien continúa como analista en la dependencia donde se hacen las escuchas telefónicas como otras investigaciones de alta complejidad.

El presunto decomiso montado se habría desarrollado en el marco de la operación “Aguara”, donde se tenía como objetivo al esquema criminal liderado Jorge Daniel Zorri­lla Vera.

Según la sinopsis realizada de la operación por Berenice Bareiro, que no se incluyó en el informe final, el 12 de julio del 2018 uno de los objetivos de las escuchas, identificado en el documento con alias Chiqui, conversa con un HNI (hombre no identificado) y hablan de un trabajo para la Senad.

Zully Rolón, ministra de la Senad y Carlos Chamorro, agente especial. Foto: La Nación.

Los narcotraficantes supuestamente coordinan el montaje de una fábrica de marihuana en una colonia indígena de la zona de Salto del Guairá y el traslado de la droga para dejar abandonada en el lugar, teniendo en cuenta que “una fabrica’i” es lo que pidieron los antidrogas para poder lucirse.

Ocultos

A pesar de la gravedad de la situación, que representaría la complicidad entre elementos del crimen organizado y agentes especiales antidrogas, estas secuencias de audios (1008077620 y 1008079010) no fueron incluidas en el informe final que realizó Berenicce Bareiro, que pasó primero por las manos del director de SIU/Senad, Cristian Amarilla, y luego al Ministerio Público y Poder Judicial.

Berenicce Bareiro, agente especial y Abelino Valdez Ruiz, agente especial. Foto: La Nación.

La encargada del análisis de las comunicaciones fue justamente quien incluso testificó en el juicio oral y público enfatizando que se encargó de la selección de los audios, pero llamativamente en el informe final que SIU/Senad remitió a los órganos jurisdiccionales no incluyó conversaciones que comprometían la integridad de agentes especiales.

La operación Aguara se ejecutó el 1 de agosto del 2018, luego de tres meses de escuchas telefónicas a los distintos objetivos. Tras las detenciones, la incautación de evidencias, y ante denuncias públicas en las que ya trascendían presuntos cobros de coimas, el entonces ministro antidrogas, Hugo Vera, desmanteló la Oficina Regional de Salto del Guairá y ordenó el sumario del jefe de la unidad Abelino Valdez Ruiz y sus subalternos.

Sin embargo, estas personas fueron reacomodadas en puestos de investigación sensible con la asunción del gobierno de Mario Abdo Benítez, quien al designar a Arnaldo Giuzzio al frente de la Senad, estos funcionarios con dudosos manejos como el caso de Cristian Amarilla, que estaba como jefe de SIU y jefe de la analista Berenicce Bereiro, pasó a ser director de Inteligencia de la Senad, y Valdez continuó activo e incluso llegó a ser director de Operaciones. Con Zully Rolón se mantuvieron en privilegiados cargos.

Incremento patrimonial

Según investigaciones de La Nación, estos agentes tuvieron un exponencial crecimiento económico desde sus ingresos a la función pública. Valdez hasta hace una semana era director de Operaciones de la Senad, muy cercano a la ministra Zully Rolón, consignó un incremento patrimonial de 10.769%.

En tanto que Chamorro, aumentó en 700% su patrimonio y este año estrenó una camioneta Toyota Hilux 0 km, a pesar de que sus ingresos líquidos hasta julio del 2022 no llegaban a los G. 7 millones. Este agente especial ingresó a fines del 2015 a la Senad con un activo de G. 65 millones. A la par, su esposa Berenicce Bareiro declaró cero activos en sus inicios, también a finales del 2015, pero la pareja pasó a registrar bienes por G. 518 millones.