Informe revela que megaestructura de tráfico de drogas se habría gestado bajo gobierno de Abdo

Según un informe, la Fiscalía reveló detalles impactantes sobre el operativo A Ultranza Py, que evidencian la magnitud del tráfico de drogas y lavado de dinero operado bajo la sombra de un entramado criminal liderado por Miguel Insfrán y Sebastián Marset en Paraguay.

En una nueva emisión de el programa 30+, conducido por Jorge Torres, se abordó un informe emitido por ‘La Caja Negra’ en Unicanal, donde se revela la compleja red criminal dedicada al tráfico de cocaína y lavado de activos en Paraguay, que operó con impunidad durante los años 2020 y 2021 y fue desarticulada por las autoridades tras una exhaustiva investigación.

Red criminal de tráfico de drogas se habría gestado durante el gobierno de Abdo. Foto: Gentileza.

Según la investigación, todo comenzó en 2018, coincidiendo con el inicio del mandato de Mario Abdo Benítez, cuando el uruguayo Sebastián Marset arribó a Paraguay junto a Miguel Ángel Insfrán, conocido como Tío Rico. Bajo la dirección de Insfrán y Marset, la red criminal logró establecer una sofisticada operación que involucraba el transporte de grandes cargamentos de cocaína desde Bolivia, pasando por centros de acopio, hasta su exportación a Europa y África a través del Puerto Seguro Fluvial de Villeta.

El informe revela que durante los años mencionados, se enviaron un total de 17.340 kilos de cocaína al extranjero, generando ganancias millonarias gracias a la venta de la droga a precios que oscilaban entre los 12.000 y 25.000 dólares por kilogramo.

La Fiscalía acusó a Insfrán de tráfico de drogas, lavado de activos y asociación criminal, resaltando su papel central en el operativo A Ultranza Py, el cual desveló la magnitud de las actividades ilícitas realizadas bajo el gobierno de Abdo Benítez. Asimismo, se reveló cómo el grupo criminal utilizaba empresas vinculadas al comercio internacional para encubrir sus actividades delictivas, controlando todo el proceso desde la introducción de la cocaína en territorio paraguayo hasta su exportación al extranjero, evadiendo los controles institucionales del país.

La investigación menciona que la colaboración entre diversas organizaciones criminales, forjada desde 2018, permitió la expansión de las actividades de tráfico internacional de cocaína y lavado de activos en Paraguay, estableciendo empresas ficticias y adquiriendo propiedades en todo el territorio nacional para ocultar su ilícita operación.

 

####