Tras denuncia por relación incestuosa con un menor, Ricky Martin fue citado por Justicia

La estrella latina, Ricky Martin, podría ir a prisión tras ser denunciado por violencia doméstica por su sobrino. La semana que viene, el 21 de julio, tiene una audiencia en la Justicia de Puerto Rico. 

Este miércoles, se reveló que el denunciante es el hijo de la hermana del cantante. Según se informó, tiene 21 años y declaró ante la Justicia que tuvo con Ricky Martin una relación sentimental durante siete meses. Además, en la causa figuran excesos de alcohol y drogas.

Justicia puertorriqueña citó a Ricky Martin, tras denuncia por relación incestuosa con su sobrino. Foto: EFE.
Justicia puertorriqueña citó a Ricky Martin, tras denuncia por relación incestuosa con su sobrino. Foto: EFE.

El caso

A principios de este mes, Ricky Martin recibió una orden de restricción por violencia doméstica. Los abogados del cantante aseguraron que dicha denuncia era falsa, sin brindar más detalles.

Aunque el nombre del denunciante se mantuvo en anonimato porque la ley protege a las víctimas de violencia doméstica, lo sacó a la luz Eric Martin, otro hermano del cantante, quien además aseguró que el joven tiene problemas mentales.

El sobrino del artista aseguró en la demanda que Ricky Martin consumía drogas y alcohol y que fue él quien decidió dar el paso de romper la relación. Hasta el momento, el cantante no brindó ningún detalle sobre la denuncia, salvo un comunicado que se conoció el mismo día que fue demandado.

Ley de Puerto Rico

Según la Ley de Incesto del código penal de Puerto Rico, toda persona que se demuestre que cometió este delito será sancionado con pena de reclusión por un término fijo de 50 años.

Por otro lado, el cantante solo expuso que el caso está en manos de su abogado y negó rotundamente las acusaciones en su contra: “La orden de protección presentada en mi contra se basa en alegaciones totalmente falsas, por lo que enfrentaré el proceso con la responsabilidad que me caracteriza”, escribió en su cuenta de Twitter.

Fuente: La Nación, Argentina.