Comer bien en el trabajo: ¿es posible?

Es posible que haya algunos trabajos en los que no se puede, pero en otros sí se puede; aunque requiere un esfuerzo adicional que se resolvió allá en la década del 40, cuando empezaron a aparecer esos pequeños contenedores de plástico y, entonces, empezaron a aparecer de distinto tamaño, y hoy están en todos los tamaños”, fue lo que explicó el Dr. Alberto Cormillot a la pregunta sobre si es posible comer bien en el trabajo.

¿Qué se puede llevar para una colación?

Se pueden llevar frutas secas, por ejemplo, un mix de esos que se venden que tienen frutas secas y se acompañan con semillas. Pero uno tiene de todos los tamaños y de todos los gustos. Se puede llevar una ensalada, se puede llevar un huevo, jamón, queso, etc.

Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa.

También expuso que se debe tener en cuenta la cadena de frío, por la estación en la que nos encontramos. “Como los chicos llevan su heladerita al colegio, hay muchos trabajos en los que uno se puede llevar la heladerita y hay muchos trabajos en los que hay heladerita”, dijo en referencia a su país, Argentina, pero que también puede ser considerado para nuestro país.

¿Es mucho trabajo prepararlo? 

Bueno, es como cualquier cosa. Le puede llevar 5 o 10 minutos las cosas que ya están preparadas. Se pueden preparar los sábados y dejar frizado para después y durante la semana usarlo. Pero yo tengo en cuenta siempre cuando uno va comer no elige solamente por las propiedades nutritivas, sino que también está el precio, está la seguridad alimentaria, está lo práctico, está el placer, etc.

¿Qué comemos cuándo comemos?

Ante esta pregunta, uno puede decir tranquilamente “estoy comiendo una milanesa o estoy comiendo una ensalada de rúcula y tomate”. Lo que en primer lugar uno consume, desde el punto de vista nutritivo, son proteínas, vitaminas, minerales, hidratos de carbono, fitoquímicos y otra gran cantidad de nutrientes que tienen los alimentos.

Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa.

Con respecto a las dietas, una duda muy recurrente sobre si es factible o no, dijo: “Con el ejemplo de la dieta hay que decir que vivir a dieta es insostenible. No hay cuerpo ni mente que pueda perpetuar un estado de restricción permanente. No es saludable, y tampoco es el objetivo que persigue un plan de adelgazamiento. La dieta no debe ser un estilo de vida, sino que la meta es aprender a alimentarse, cambiar hábitos y lograr un peso saludable”.

Fuente: Infobae.