Trombosis, una de las consecuencias más graves que pueden producir las várices no tratadas

Desde el Hospital de Clínicas advierten que las várices no sometidas a tratamiento pueden llevar a desarrollar varias complicaciones, entre ellas la trombosis venosa profunda. Sin embargo, sostienen que son totalmente tratables e incluso pueden desaparecer, si se acude a tiempo a la consulta.

La predisposición de una persona para padecer de várices es de origen genético. No es que los pacientes nazcan con várices, sino que las paredes de sus venas son débiles y al desarrollar ciertas condiciones como sobrepeso, vida sedentaria, embarazos o situaciones como estar mucho tiempo parados, los anticonceptivos o las altas temperaturas de nuestro verano, es que pueden ocasionar que las venas con paredes débiles empiecen a presentar fallas al llevar sangre al corazón, es lo que menciona el Prof. Dr. Jorge Flores, PhD, especialista del Departamento de Cirugía Vascular y Flebología del Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción,

Añadió que una vena sana en los miembros inferiores, aunque el paciente permanezca mucho tiempo parado o sentado, igual podrá transportar sangre hacia arriba. No ocurre lo mismo con quienes presentan venas débiles, pues las posturas prologadas, hacen que las venas vayan fallando en su función y como consecuencia la sangre empieza a acumularse dentro de ellas, dilatándolas.

Las várices no tratadas pueden producir trombosis, advierten desde Clínicas. Foto: Clínicas.
Las várices no tratadas pueden producir trombosis, advierten desde Clínicas. Foto: Clínicas.

El profesional explica que al principio la dilatación de las venas es solo una cuestión estética, ya que no son lindas a la vista. Pero, al pasar el tiempo, las mismas van creciendo lentamente, hasta llegar a un punto en que ocasionan dolor, pesadez, cansancio, calambres, hinchazón, picazón y ardor.

Posteriormente, si siguen sin ser tratadas, las complicaciones se pueden ir tornando más graves, como por ejemplo la rotura de la pared de la vena y los sangrados. Esto es lo que suele ocasionar que bajo la piel se formen moretones, pero si sangran hacia afuera, pueden producir hemorragias, que pueden llevar incluso hasta la muerte, más aún si se presenta en personas con enfermedades de base.

Trombosis, una de las complicaciones más temidas 

Cuando la sangre no puede circular normalmente dentro de las venas varicosas, puede llegar a formar coágulos, que se pueden manifestar como una hinchazón de la pierna afectada, pero no con dolor, por lo que muchos pacientes no suelen acudir a consulta.

El Dr. Jorge Flores explica que algunos pacientes al no tener conocimiento sobre su cuadro, se suelen hacer masajes en sus piernas, lo que puede resultar contraproducente, ya que se están comprimiendo el sitio donde se desarrollaron coágulos y los mismos podrían soltarse y ascender por la circulación hasta los pulmones. 

Ciertas enfermedades que predisponen la formación de coágulos como el Covid, pueden llevar a aquellos pacientes con várices a la muerte, tras un cuadro de trombosis. Foto: Clínicas
Ciertas enfermedades que predisponen la formación de coágulos como el Covid, pueden llevar a aquellos pacientes con várices a la muerte, tras un cuadro de trombosis. Foto: Clínicas

Si un paciente que tiene trombosis en las venas de los miembros inferiores camina normalmente, los coágulos podrían también desprenderse e ir a los pulmones. Es lo que se denomina ‘embolia pulmonar”, advirtió.

Esta embolia pulmonar es bastante grave, ya que pueden llevar a la muerte del paciente. “Cuando inspiramos el aire, el oxígeno que está contenido en el aire por medio de los pulmones pasa a la sangre, y si los pulmones están llenos de coágulos, no puede ocurrir el fenómeno de la oxigenación de la sangre; esto puede llevar a la muerte de manera brusca”, acotó.

Al enfrentarse a ciertas enfermedades que predisponen a la formación de coágulos, como el Covid, aquellos pacientes que padecen de várices pueden desarrollar una embolia pulmonar y por ende, fallecer.

¿Cómo tratar las várices?

Las várices más pequeñas, las llamadas comúnmente ‘arañitas’, pueden ser tratadas con laser o con inyecciones esclerosantes, lo que resulta más efectivo, según el médico. Las inyecciones son con una droga denominada polidocanol, en sesiones que duran aproximadamente 40 minutos, cuya cantidad depende de cada caso. Luego de las sesiones, los pacientes pueden llevar una vida normal.

Las várices más grandes se eliminan de manera quirúrgica. Este tratamiento se determina a través de una ecografía Doppler color de las venas de los miembros inferiores. 

El Hospital de Clínicas de la UNA realiza la cirugía del tipo convencional. La intervención básicamente consiste en extirpar las venas varicosas del miembro afectado. La recuperación tras este tipo de operación requiere de reposo por varios días, por el dolor que podrían producir las heridas.

Por otra parte, en la cirugía láser lo que se hace es cauterizar, es decir, quemar la vena mediante la introducción de una fibra dentro de la misma, respetando los tejidos que le rodean. Esta intervención es prácticamente indolora, e incluso, si el paciente desempeña una actividad sedentaria, puede incorporarse ya al día siguiente de la operación. 

Fuente: Hospital de Clínicas