Sepa cuáles son las señales ante un posible caso de abuso infantil

La Lic. Mirtha Maldonado, psicóloga del Departamento de Psicología de la Facultad de Ciencias Médicas UNA, habló sobre el abuso sexual infantil y las señales de alarma que todo adulto debería tener en cuenta.

La profesional explicó que cuando se habla de un abuso, se tiene como referencia una relación asimétrica, donde existe una desigualdad de ejercer el poder entre un adulto y un niño.

En esa línea, indicó que la dinámica de ejercer poder sobre un niño o adolescente puede darse en el entorno familiar o cercano de la víctima, donde por lo general en un 85% de los casos giran en el ambiente intrafamiliar.

La licenciada detalló que esto presenta una situación de violencia y que la dinámica afecta en todo lo que hace con el desarrollo de la sexualidad del niño o adolescente.

“El abuso es una irrupción en el desarrollo evolutivo de la víctima, para pasar a ser un objeto de placer por parte del abusador”, lamentó la profesional.

Lic. Mirtha Maldonado, psicóloga del Departamento de Psicología de la Facultad de Ciencias Médicas UNA
Lic. Mirtha Maldonado, psicóloga del Departamento de Psicología de la Facultad de Ciencias Médicas UNA. Foto: Gentileza

Asimismo, se refirió a las señales de alarma que todo adulto debería tener en cuenta como signos de violencia, sangrados, infecciones recurrentes, irritación y, en cuanto a la conducta, pueden ser retraídos, con miedos, rechazos a personas o ciertos lugares, rasgos de depresión, ideas suicidas o cambios en la conducta.

Igualmente, la especialista señaló que con la pandemia y el encierro aumentaron los hechos de violencia y casos de abuso infantil, así como en la actualidad las denuncias van incrementando.

“Como sociedad nos debe interpelar estas conductas que se dan de forma sistemática, ya que también pueden ser una falla de nuestras normativas, porque los niños y adolescentes deben ser cuidados por los mayores, no víctimas a abusos”, afirmó Maldonado.

Finalmente, pidió denunciar este tipo de hechos, ya que enfatizó que ninguna de las acciones en contra de los menores debe ser minimizada. “Las víctimas deben tener la certeza que serán creídos y por sobre todo al notar algún cambio en la conducta”, sentenció.