¿Una nueva entrega de intereses?: Abdo pretendería rematar espectro de Vox

En un nuevo capítulo de entrega de intereses, el presidente Mario Abdo Benítez remataría el espectro de Vox-Copaco a una firma estadounidense por USD 10 millones.

El afán entreguista del gobierno de Mario Abdo Benítez al parecer no tiene límites. Tras el acta secreta de Itaipú, el acuerdo Texos Oil y la entrega de Dimabel, ahora sigilosamente va tras Vox-Copaco.

Una nueva entrega de intereses: Abdo pretende rematar espectro de Vox. Foto: Gentileza

El programa La Caja Negra, conducido por Jorge Torres, reveló este martes que el mandatario se encuentra negociando para asentar un golpe a los intereses nacionales al despojar de su espectro a la empresa Hola Paraguay (Vox) para venderla a una firma norteamericana, Rivada Networks.

La empresa norteamericana está interesada en la transferencia de espectro y colaboración comercial de Vox. Este espectro es el medio por el cual se transmiten las frecuencias de ondas electromagnéticas, utilizadas para los servicios de telefonía móvil, por lo que es el bien más preciado de la empresa local.

Para hacerse de este espectro, Rivada propuso buscar el financiamiento a fin de invertir unos USD 300 millones para actualizar, ampliar, encargarse de la red inalámbrica de Vox, introduciendo la tecnología de 5G y ampliando la cobertura y capacidad.

El programa LCN accedió a un acuerdo confidencial que firma la empresa extranjera con Hola Paraguay, a fin de elaborar una propuesta de negocios con inversión en telecomunicaciones.

El presidente de Copaco, Sante Vallese junto a Diego von Stauffenberg, vocero oficial de Rivada Networks, firma que planteó la operación de arrendamiento del espectro de Vox. Foto: Gentileza

Mientras que en noviembre del 2020, las partes elaboraron un esquema de acuerdo de arrendamiento de los activos de la red inalámbrica de Vox.

Según detalló el comunicador Jorge Torres, el acuerdo establecía que la empresa paraguaya recibiría la suma de USD 10 millones de forma fraccionada, en concepto de arrendamiento por unos 20 años, con posibilidad de prórroga.

En la octava cláusula se resalta que Vox no precisa la aprobación o la autorización de alguna autoridad administrativa o judicial, evitando de esta manera un control estricto o un proceso más serio.

De concretarse esta nueva entrega de Mario Abdo Benítez, la firma norteamericana utilizará la infraestructura de Vox-Copaco, a fin de vender señal a otras operadoras.

En tanto, Vox se verá en la necesidad de tener que pagar para utilizar las mejoras introducidas a su red, mientras que recibirá alguna compensación si logra alcanzar anualmente mínimos suscriptores y pagos fraccionados.

Este es un contrato firmado entre Copaco y Vox en el que se contempla que el derecho al uso del espectro es irrevocable. Foto: Gentileza

Durante el programa también se dio a conocer el dictamen realizado por el abogado Juan Carlos Mendonca, quien había sido contratado por Vox como asesor externo.

En el documento se introdujeron modificaciones al esquema de acuerdo como, por ejemplo, que las partes iban a seguir negociando en un plazo máximo de 180 días.

Además, que Vox no iba a tener riesgos compartidos con Rivada, Copaco no iba a tener obligación en este acuerdo y los términos comerciales iban a estar sujetos a renovaciones de la Conatel cada cinco años.

En ese contexto, a finales de enero pasado, el entonces procurador Juan Rafael Caballero González solicitó a Sante Vallese, en su calidad de presidente de Copaco y Vox, que remita documentación sobre el borrador del acuerdo para el análisis correspondiente.

Entre los datos requeridos, figuró el acta de directorio de Vox como el de Copaco, la confirmación de la cantidad de clientes de Vox, los alcances legales de las obligaciones y los mecanismos para poner fin al acuerdo de no alcanzarse los objetivos, entre otros.

Mientras que en abril de este año, Rivada remitió una nota a Vallese para solicitar la renovación del memorándum, tras 90 días del acuerdo inicial, con el fin de seguir avanzando en las negociaciones.

Cuestionamientos al negocio entreguista

El acuerdo fue objeto de varios cuestionamientos tras haber tomado estado público. Uno de ellos fue el modelo de negocio propuesto, que consiste en el de operador virtual, conocido como «Ran Sharing», el cual no está legislado ni reglamentado en Paraguay.

Tampoco la frecuencia que da en concesión el Estado paraguayo puede ser arrendada, porque la ley no lo permite.

Ya existe un acuerdo de arrendamiento de infraestructura y colaboración comercial entre Hola Paraguay (Vox) y Rivada Networks. Foto: Gentileza

Ante esta situación, no existirían las garantías legales de que las condiciones propuestas sean las adecuadas para precautelar los interese de Vox-Copaco.

Igualmente, se cuestiona que el monto de USD 10 milloned resulta ínfimo, ya que no compensa las deudas que Copaco posee solo con sus proveedores, que asciende a USD 15.082.027.

A todo esto se suma que las licencias de Copaco tienen costos muy elevados y que desde el 2019 viene fraccionando el pago a la Conatel.

Vínculo de Rivada con Conatel

El programa LCN dio a conocer un dato no menor. La empresa intermediaria entre Vox y Rivada es Go Paraguay, presidido por Maximiliano Morel Gadea, hijo de Carlos Morel, quien es miembro titular del Consejo de Conatel, ente que debe presentar su autorización para la realización del negocio.

Parte del acuerdo. Foto: Gentileza

Ante esta grave irregularidad, el diputado Basilio Nuñez presentará mañana un pedido de interpelación a Sante Vallese, titular de Copaco.

El legislador ya a inicios del mes planteó su intención de convocar a Vallese, ante la falta de pago a los empleados de la institución y aparente administración irregular de fondos.

Este aparente negociado se suma a otros acuerdos bastante cuestionados como el acta secreta de Itaipú, el caso de Petropar con la empresa argentina Texos Oil, la entrega de la fábrica de municiones de la Dimabel a una empresa brasileña, y el acuerdo de Vox-Copaco con el músico Flavio “Kike” Santander, concuñado del presidente Mario Abdo, para la prestación del servicio de contact center.