Día del Podólogo: ¡Recuerdan la importancia del cuidado de los pies!

Cada 26 de julio se conmemora el Día del Podólogo, profesional que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los pies.

Desde el Ministerio de Salud celebraron la fecha con una atención gratuita a las personas con afecciones del pie, en el Hospital Materno Infantil San Pablo, con la participación de estudiantes de la carrera de Podología.

Al respecto, Carolina Orrego, presidenta de la Asociación Paraguaya de Podólogos y Podiatras, expresó: «realizar esta jornada nos permite mostrar todo lo que hacemos los podólogos en el tratamiento de afecciones del pie, del tobillo para abajo. Podemos tratar desde una uña encarnada a callos, verrugas, problemas en la pisada a pie diabético”.

Asimismo, resaltó que la fecha recordatoria permite difundir el valor de esta especialidad. “Es muy importante que la ciudadanía sepa que la podología es una rama de la medicina que trata todas las afecciones del pie y que también cumple un importante rol preventivo”, puntualizó.

Cuidados básicos para un pie saludable:

Desde la cartera sanitaria detallaron que la ciudadanía debe saber que al menos una vez al año es necesario acudir a un podólogo para prevenir problemas frecuentes.

En esa línea, recomendaron cuidar el pie con una buena higiene, el lavado entre los dedos y el cepillado de las uñas. Asimismo, mantener siempre las uñas rectas, usar calzados que sean amplios, altos y con media de algodón.

Profesionales recuerdan la importancia del cuidado de los pies
Profesionales recuerdan la importancia del cuidado de los pies. Foto: Gentileza

En caso de que la persona tenga pie diabético, el cuidado debe ser el doble, pues tiene un pie de riesgo. «Es muy importante visitar a un podólogo oportunamente para poder ver qué tipo de patología está teniendo y tratar a tiempo», indicaron desde el Ministerio de Salud.

Señales de alarma que deberían conducirnos a una consulta:

Percibir cualquier dolencia, ya sea una simple uña encarnada que pueda tener el paciente.

En el caso de los diabéticos, cualquier herida o cambio de forma o color, ya que en un caso extremo de agravamiento, un pie diabético podría conducir a una amputación.