¡De terror! Pensaron que estaba intoxicada, pero en realidad recibió un balazo

Una menor fue derivada a un centro asistencial de Pedro Juan Caballero, por un presunto caso de convulsión, pero en realidad tenía una bala incrustada en su cabeza.

Una menor de tan solo 13 años fue víctima de una bala perdida que cayó en su casa. Los padres escucharon el estruendo en su habitación, encontrando a la niña tirada en el suelo, con las manos estrujadas y con un aparente ataque convulsivo, la derivaron hasta un centro asistencial de Pedro Juan Caballero, en donde no se percataron que tenía una bala en la cabeza.

Foto: Captura de Pantalla Paraguay en Vivo

En un contacto directo con Paraguay en Vivo, la madre de la pequeña explicó que no encontraron manchas de sangre en el suelo, lo que los llevó a pensar que su hija estaba sufriendo de un ataque. Cuando fueron al hospital más cercano, los profesionales indicaron que aparentemente habría ingerido una sustancia que la tenía de esa manera.

Al no encontrar una respuesta y ante el grave estado de la menor, los profesionales del centro asistencial la derivaron hasta la capital del país, donde le realizaron varios estudios, entre ellos una tomografía craneal, en la que se percataron que tenía una bala incrustada en su cabeza.

La mujer mencionó que la niña se encuentra en estado delicado y que sigue luchando por su vida.