Un mes del crimen de Pecci: cronología de un asesinato que nunca será olvidado

Este 10 de junio se cumple exactamente un mes del asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, ocurrido en Colombia.

Hasta la fecha, la Policía de Colombia ha dado importantes avances en la investigación, con cinco detenidos y un prófugo; además, está en busca del mandante del crimen del reconocido fiscal.

El periodista Óscar Lovera elaboró una cronología de los hechos acontecidos aquel 10 de mayo en Cartagena con los resultados obtenidos hasta la fecha.

Primeramente, el comunicador recordó que la pareja, conformada por Marcelo Pecci y Claudia Aguilera, llegaron el 6 de mayo a Cartagena.

En tanto, el crimen ocurrió el día 10, en su último día de luna de miel, siendo las 11:11 aproximadamente.

Mientras la pareja tomaba sol, llegaron los sicarios a bordo de una moto acuática para acabar con la vida del fiscal.

Tras el crimen, que conmocionó al país y resonó en varias partes del mundo, se desprendieron varias acciones por parte de la Policía de Colombia, que en horas de la tarde de aquel 10 de mayo difundió una imagen de circuito cerrado que muestra a uno de los presuntos autores.

Para entonces, las autoridades ofrecieron 2.000 millones de pesos colombianos como recompensa para identificar y ubicar a la persona.

Dos días después del atentado, el 12 de mayo, los investigadores trabajaban sobre cinco líneas de investigación, entre ellas, la extradición de algunos ciudadanos árabes que habrían colaborado con el lavados de activos para financiar el terrorismo y el caso A Ultranza Py.

Esa misma fecha, se procedió al allanamiento de celdas en la Agrupación Especializada, una de ellas era la de Kassem Mohamad Hijazi, cuyo operativo para su detención fue liderado por Pecci.

La otra celda allanada fue la de Waldemar Pereira Rivas, un alto exponente de la organización criminal Primer Comando Capital.

Posteriormente, el 13 de mayo, trasladaron el cuerpo de Pecci, desde Cartagena con escala a Panamá. De allí, partió un vuelo directo a Paraguay con sus restos.

En la medianoche de ese 13 de mayo, arribó al país la esposa del fiscal junto con la comitiva fiscal-policial que viajó para sumarse a las investigaciones.

En horas de la madrugada del 14 de mayo, llegó el cuerpo de Pecci al país. Efectivos de la Policía Nacional y la banda militar de músicos rindieron tributo al reconocido agente del Ministerio Púbico.

El 15 de mayo, el país se despidió del fiscal, recordándolo como símbolo de la lucha antimafia.

Una extensa caravana de vehículos lo acompañó hasta su última morada, en el Cementerio de la Recoleta, en la capital.

A siete días del crimen, al menos 17 personas han sido capturadas; entre ellas, Diego Blanco, supuesto jefe del Clan Rocha, una de las mayores organizaciones de tráfico de cocaína, con vínculos con el PCC, grupo que investigaba Pecci.

El 18 de mayo, un medio colombiano filtró documentos del correo de Marcelo, que vinculan a los autores morales.

En dichos correos, Brasil pedía a Pecci información sobre los nexos políticos que tenía «Minotauro», el narco más peligroso del vecino país que fue detenido en Paraguay, en una operación donde estuvo Pecci.

El 3 de junio, la Policía de Colombia anunció la captura de cinco los presuntos asesinos del fiscal, cuatro de ellos colombianos y uno venezolano.

Posteriormente, dieron a conocer las identidades de los presuntos involucrados: Wender Still, tirador. Eiverson Zabaleta, a cargo del transporte. Francisco Galeano, quien sería el articulador y financiador del crimen. Marisol Londoño y Cristian Monsalve, madre e hijo encargados de marcar los pasos del fiscal.

El 4 de junio, los detenidos fueron presentados ante un juez de Control de Garantías para la legalización de la captura. 

El 6 de junio, la audiencia de imputación de cargos pasó a ser reservada para garantizar la integridad de todos, tras amenazas de muerte contra el juez, los capturados y delegados de la Fiscalía.

Durante la audiencia, cuatro de los cinco imputados aceptaron los cargos y se reveló que Francisco Luis Correa recibió USD 528 mil por parte del mandante para ejecutar a Pecci.

El 7 de junio, las autoridades de Colombia brindaron una conferencia de prensa para brindar detalles de la investigación. Allí, anunciaron al sexto implicado en el caso.

Se trata de Gabriel Salinas, quien actualmente es buscado en 194 países miembros de Interpol mediante una circular azul expedida por Colombia.

Las autoridades anunciaron una recompensa de hasta 500 millones de pesos para quien proporcione datos a fin de ubicar y detener al hombre, quien se fugó hacia Venezuela.

El 9 de junio, los fiscales paraguayos Manuel Doldán y Alicia Sapriza negaron que Pecci haya sufrido un intento de atentado en el país y dijeron que el PCC no es la línea más fuerte como asegura Colombia.

Finalmente, las autoridades colombianas mencionaron que ya se entró en la segunda fase de la investigación, donde se busca dilucidar quién fue realmente el mandante del crimen.