Campesinos logran acuerdo con el Gobierno, pero no condonación de deudas

Los campesinos llegaron el pasado lunes a la capital y se instalaron en calles del microcentro para movilizarse durante una semana pidiendo la condonación de sus deudas, alegando que la pandemia impactó de manera importante en su economía, incluso más que en zonas urbanas y comerciales, por lo que no disponen de recursos.

Campesinos acampando en el microcentro de Asunción
Foto referencial/Campesinos acampan en la capital | Agencia IP

Si bien no lograron acordar una condonación de sus deudas, establecieron una mesa de trabajo con representantes legislativos, Ministerio Público, Ministerio del Interior, Indert y organizaciones campesinas, que se reunirán para dar seguimiento al tema cada 15 días. 

Según explicó Jorge Galeano, dirigente campesino, uno de los puntos acordados habla del compromiso por parte del Estado de reasignar recursos al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), para el financiamiento de la reactivación de la agricultura familiar campesina e indígena.

“En el mensaje del Poder Ejecutivo para la reactivación económica no aparecía específicamente la agricultura familiar campesina como generador de ingresos ni trabajos, pero para nosotros la producción de alimentos es estratégica”, expresó Galeano.

Agregó que el 80% de las deudas de sus compañeros y compañeras son con el sector privado, y que el cobro del 70% de ellas están a cargo de agencias de cobranza, que aseguran trabajan de forma irregular, por lo que también establecieron que, a través del Banco Central del Paraguay, se emitirá una resolución que regule el funcionamiento de las agencias de cobranzas y se trabajará sobre el reordenamiento de deudas de la agricultura familiar campesina e indígena.

“Las agencias de cobranza lo que hacen es enfermar, hay gente que murió de infartos, otros fueron despojados de sus tierras y maquinarias, elementos de trabajo”, indicó.

Además, el acuerdo dispone que los poderes Legislativo y Ejecutivo, mediante trabajos del Indert e INDI, trabajarán para intervenir en los desalojos, mientras que el Indert efectivizará la entrega de tierras recuperadas del crimen organizado, para destinarlas a la reforma agraria.

“Hay fallas o complicidades de mafia en las direcciones de Catastro, Registros Públicos e Indert, un título no puede producirse si no hay gente que se dedica a eso en esos espacios”, concluyó el dirigente campesino e indígena, Jorge Galeano.