Brutal ataque en Itakyry: Agresores fueron detenidos y podrían ser imputados por tortura

Un grupo de indígenas irrumpió con violencia, atacó brutalmente a los propietarios de una granja y quemó maquinarias agrícolas el pasado sábado en el marco de una supuesta disputa por tierras. Los agresores y su instigador, conocido como “Mbururú”, ya fueron detenidos y podrían ser imputados por tortura.

Según el reporte policial, durante el mediodía del sábado un grupo de 50 indígenas irrumpió con violencia en una propiedad denominada Chacore’i, ubicada en la zona de Itakyry, Ciudad del Este. Los nativos habían sido desalojados del lugar y, en el marco de una disputa por tierras, atacaron violentamente a los propietarios del establecimiento, causándoles heridas con machetes y otras armas.

Las víctimas de la agresión fueron Pedro Rufino Torras (64) y su esposa Rosalina Romero de Torras (52), de quien intentaron abusar sexualmente. Además, resultaron heridos tras el ataque Francisco Torras Romero (35), el hijo de la pareja, Carlos Torras y el casero Inocencio Ramos, de acuerdo con el reporte policial. 

Carlos Torras, familiar de los agredidos, reconoció el malestar que atraviesan los nativos por la problemática de la tierra, pero enfatizó que la violencia nunca es el camino para solucionar conflictos.

Se conoce el malestar que ellos ya están pasando, pero no es la forma, ellos entraron y le pegaron a mi papá y a mi tío con palos y machetes e intentaron abusar de mi tía, que estaba con mi sobrino de 4 años en brazos. Por favor, Yolanda Paredes y Paraguayo Cubas, esa persona que tienen con ustedes (Mbururú) es un delincuente”, señaló el familiar de los afectados.

La mayoría de los agresores ya fueron detenidos. Asimismo, durante la tarde del domingo se logró la aprehensión de Rafael Esquivel, conocido como Mbururú, quien es sindicado como incitador de la violencia en el caso. Desde el Ministerio Público, explicaron que los victimarios serían imputados por coacción grave, tortura y otros delitos.

El comisario Ever París mencionó que, tras la detención, las víctimas reconocieron plenamente a sus agresores.

En todo momento, (los nativos) se opusieron con tenaz resistencia, pero se logró la reducción. Tuvimos que bajar los ánimos y ya posteriormente con la presencia del Ministerio Público se inició el allanamiento, donde se pudo recuperar los elementos agrícolas, muchos de ellos todavía estaban en sus manos como machetes, que fueron robados a la familia”, resaltó el jefe policial.