Adalberto Martínez exigió la búsqueda de niños desaparecidos: “Las instituciones públicas tienen la obligación de investigar”

El arzobispo Adalberto Martínez exigió a las autoridades la búsqueda de los niños desaparecidos en el país y generar políticas públicas para brindar mayor atención a los sectores más vulnerables, durante su primera misa como cardenal en el país.

En el barrio Tacumbú, conocido comúnmente como Bañado Sur, Adalberto Martínez realizó hoy su estreno litúrgico como cardenal en una multitudinaria celebración, que contó con la participación de más de 5.000 feligreses.

Adalberto Martínez exigió a autoridades redoblar esfuerzos en la búsqueda de niños desaparecidos. Foto: Twitter.

Durante su homilía, además de exigir mayor atención para los sectores vulnerables de la sociedad, instó a las autoridades a redoblar esfuerzos en la búsqueda de niños, niñas y adolescentes desaparecidos. El cardenal citó, por ejemplo, los casos de José Miguel Ozuna (12) desaparecido hace más de dos meses, cuyo cuerpo habría sido encontrado hace unos días en una laguna. Asimismo, recordó a la niña desaparecida en Emboscada, cuyo paradero se desconoce desde hace más de dos años.

«Nuestros encierros e individualismos nos llevan muchas veces a la indiferencia frente a determinados dramas que viven muchas familias y hogares que tienen a sus seres queridos, niñas, niños, adolescentes y jóvenes desaparecidos y cuyo paradero y destino son desconocidos o tienen un final trágico», refirió.

El cardenal hizo énfasis en que la sociedad debe mantenerse en alerta ante esta clase de casos, que “podrían estar relacionados con la trata de personas”.

«Según fuentes de la Policía Nacional, hay otros cientos de casos de desapariciones, especialmente de menores. Las instituciones públicas responsables, Ministerio Público y Policía Nacional, entre otros, tienen la obligación de investigar las desapariciones de personas y determinar su paradero», añadió.

Políticas públicas para los sectores más vulnerables
Adalberto Martínez abogó por una educación de calidad para romper el círculo vicioso de la pobreza, políticas públicas de protección social a las familias relacionadas al acceso a la vivienda, salud, empleo y tierras.

“Es urgente y necesario resolver la causas estructurales de la pobreza”, enfatizó el cardenal.