ACV, entre las primeras causas de muerte a nivel país

El Hospital de Clínicas habló acerca del accidente cerebrovascular (ACV) y explicaron que esta enfermedad viene siendo la primera causa de discapacidad y la segunda de demencia en el mundo. Además, está entre los primeros lugares de mortalidad.

El Dr. Luis Díaz Escobar, especialista del Dpto. de Neurología de Adultos del Hospital de Clínicas, abordó sobre el accidente cerebrovascular (ACV), conocido también como derrame cerebral.

ACV, entre las primeras causas de muerte a nivel país. Foto: Ilustrativa

Según el especialista, es un cuadro neurológico agudo que puede ser de tipo isquémico o hemorrágico. El primero ocurre cuando un coágulo tranca una arteria del cerebro, evitando que la sangre llegue al tejido cerebral, ocasionando daños considerables.

En tanto, el segundo tipo es cuando un vaso sanguíneo se rompe en el cerebro originando un sangrado.  En esa línea, el Dr. Escobar mencionó que el 85% de los casos corresponde al ACV de tipo isquémico y el resto al hemorrágico.

“Es una enfermedad sumamente frecuente en nuestro país, viene siendo la primera causa de discapacidad y la segunda causa de demencia en el mundo, ocupa además uno de los primeros lugares de mortalidad en el mundo”, señaló el médico.

Sobre los factores de riesgos, manifestó que los más frecuentes son hipertensión arterial, diabetes, tabaquismo, sedentarismo, colesterol alto en la sangre, obesidad y abuso del alcohol.

“Sobre todo hay situaciones que no se pueden modificar, como ciertas enfermedades genéticas específicas de la sangre, que condicionan la posibilidad de tener coágulos en la sangre, o tener malformaciones vasculares dentro del cerebro, que condiciona la posibilidad de que esas malformaciones se rompan y sangren”, puntualizó.

En cuanto a los síntomas, explicó que los más frecuentes son la aparición brusca de parálisis o debilidad de la mitad del cuerpo o media RES; alteración del lenguaje ya sea para hablar o entender; alteración en la visión y el desvío de la boca.

Asimismo, dolor de cabeza intenso acompañado de náuseas y vómitos, algunas veces acompañado de convulsiones; algún trastorno sensitivo como hormigueo en un lado del cuerpo.

Igualmente, el Dr. indicó que los síntomas de inicio brusco o abrupto que se desarrollan rápidamente en un paciente son cuadros que tienen que ser evaluados de urgencia a fin de organizar un sistema de exámenes, evaluar las causas y descartar si el paciente está sufriendo un ACV.

Dr. Luis Díaz Escobar, especialista del Dpto. de Neurología de Adultos del Hospital de Clínicas. Foto: MED-UNA

En ese sentido, el médico hizo hincapié en que tanto el ACV isquémico como el hemorrágico tienen tratamiento si se actúa con inmediatez.

“En ambos grupos, si el paciente recibe una pronta atención desde el inicio de los síntomas hasta el sistema de emergencias al cual acude, y a partir de ahí una evaluación inmediata por el equipo médico, que mientras más rápido haga tanto las valoraciones como el diagnóstico a través de imágenes cerebrales, más posibilidades tendrá el paciente de conseguir una buena evolución”, detalló.

Sobre los factores de riesgos, indicó que dependen del riesgo vascular, la edad, el sexo y al predisposición familiar. Los más propensos a sufrir un accidente cerebrovascular son los adultos mayores, pero últimamente se ha observado factores de riesgo en personas jóvenes.

 “El ACV relacionado a factores de riesgo cardiovasculares también se ve en pacientes jóvenes que sufren de estos factores de riesgo; pero las condiciones genéticas también son más frecuentes en la población juvenil”, dijo.

En esa línea, advirtió: “Entonces sí vamos a ver cuadros neurológicos vasculares agudos en pacientes jóvenes. Las causas van a ser diferentes mientras más joven, pero no significa que sea una patología exclusiva de adultos mayores”.

En otra línea, mencionó que el Hospital de Clínicas cuenta con un servicio de emergencias en todo todo el paciente que llegue en periodo de ventana de 4.5 horas de inicio de los síntomas se activa un sistema Intrahospitalario de CÓDIGO ICTUS, a través de la Unidad Especializada del ICTUS para el manejo de pacientes con ACV.

Este código es un sistema organizado y coordinado de derivación de pacientes con ictus isquémicos agudos hacia un centro de referencia donde pueda recibir el tratamiento específico de reperfusión.

En este esquema bien ensamblado participan los hospitales públicos del área metropolitana, en la primera línea de recepción de pacientes, el Servicio de Emergencias Médicas Extra Hospitalaria (SEME), en el eje central del esquema, y las unidades de ictus del Hospital de Clínicas y del Hospital Central del IPS. Esto garantiza una cobertura de toda el área metropolitana, las 24 horas y los 7 días de la semana, correspondiendo así a una población aproximada de 2 millones de personas.