Acusación contra Cartes se trataría de una “maniobra política”

Para el profesor en de Ciencias Políticas y vicedecano de Asuntos Académicos en el Center for Hemisfheric DefenseStudies, National Defense University, EE.UU., Michael Gold-Biss, la designación realizada por los Estados Unidos contra el expresidente Horacio Cartes se trataría de una “maniobra política”.

El experto explicó en una entrevista con la 1080 AM, que el Departamento de Estado no tiene potestad de hacer acusaciones penales, solo lo puede hacer en crímenes de guerra y que las acusaciones judiciales solo pueden hacerlas el Departamento de Justicia. 

El Departamento de Estado ha simplemente indicado que encuentra que esta persona, que puede ser un expresidente o un ciudadano común y corriente, ha obstruido la justicia y se encuentra en una lista que no le permite viajar a EE.UU., es decir, la lista de las ovejas negras”, detalló y agregó “pero no ha declarado cuáles son las pruebas, y por lo tanto dentro lo que sería la justicia norteamericana, es inocente hasta ser encontrado culpable”.

El especialista en asuntos internacionales recalcó que con sus dichos no tiene la intención de defender a nadie, simplemente pretende aclarar la situación y afirmó: “esto es una maniobra política, donde uno tiene que preguntarse ‘¿quién se beneficia?’ y por qué se hace esto en este momento”. 

Dr. Michael Gold-Biss, Prof. of National Security Affairs CHDS National Defense University Washington. Foto: Embajada EEUU.
Dr. Michael Gold-Biss, Prof. of National Security Affairs CHDS National Defense University Washington. Foto: Embajada EEUU.

“Yo consideraría que los paraguayos se sentirían altamente ofendidos por la acción de los EE.UU.”

Gold-Biss continuó analizando la situación y expresando su interpretación y se preguntó nuevamente: “¿Quién se beneficia de la acusación para que esto se haga en este momento?”. En ese punto recomendó tomar con mucha cautela, ya que “la diplomacia pública se fundamenta mucho en generar rumores que generen efectos políticos en los países a los cuales se dirige un mensaje” y dio como ejemplo a Colombia, su país, donde varias personas han sido “acusadas como significativamente corruptas por los EE.UU.” y fueron acusadas y prejuiciadas por los medios, sin fundamento, es decir, basados en rumores.

El profesor mencionó también que una intervención extranjera en los asuntos internos del país podría ser considerada como “una ofensa por los paraguayos”. “Una intervención de afuera se consideraría como una intervención en los asuntos internos del Paraguay, así que yo consideraría que los paraguayos se sentirían altamente ofendidos por la acción de los EE.UU. en un asunto interno que debería manejar la justicia paraguaya”, infirió. 

“Paraguay es la menor de las preocupaciones de EE.UU.”

El especialista añadió que los Estados Unidos tienen una gran cantidad de preocupaciones, donde Paraguay, aliado político de dicho país, forma parte de las pequeñas inquietudes, teniendo en cuenta el contexto mundial, con la guerra en Ucania, la crisis económica y la estabilidad internacional. “Dentro de la atención del Secretario de Relaciones Internacionales, Blinken, Paraguay figura como un pequeño asterisco de importancia”, afirmó. 

En su interpretación apuntó nuevamente a preguntarse “por qué en este momento se toma el esfuerzo de acusar a un expresidente paraguayo, de un país que se considera un aliado de EE.UU., a pocos meses de unas elecciones importantes, donde evidentemente habría efectos políticos. Sabiendo bien que la corrupción es ampliamente esparcida a través de los círculos políticos y que la oposición tiene tanta corrupción o más que la misma corrupción de este movimiento político, y que ningún candidato llegaría a la Presidencia en Paraguay sin tener acusaciones políticas”. 

Gold-Biss aseguró que en el país norteamericano no existe un caso penal contra Horacio Cartes, por lo tanto, no existen motivos para pedir su extradición. Sin embargo, reconoció que esta situación genera un ambiente de desestabilización política, que considera no apropiado, teniendo en cuenta las próximas elecciones. “En los EE.UU. no existe un caso contra el señor Cartes, no existe un caso penal y no existe ningún motivo por el cual se podría pedir la extradición en este momento o en los próximos meses del sr. Cartes o de sus aliados”, puntualizó.