Abdo no mencionó la decadencia de un sistema sanitario y se olvidó de los 18 mil muertos

En la fecha, al cumplirse casi cuatro años de mandato, el presidente Mario Abdo Benítez presentó un nuevo informe de gestión ante el Congreso.

A lo que refiere el sistema de salud paraguayo, el jefe de Estado resaltó el fortalecimiento de la salud pública, pero se «olvidó» o mejor dicho evitó citar las innumerables falencias que día a día sufren los ciudadanos paraguayos y que, en muchas ocasiones, les costaron la vida.

Por ejemplo, destacó que durante su gestión aumentó la capacidad de camas de terapia intensiva, pero cabe mencionar que esto solo fue posible por la emergencia sanitaria decretada por la pandemia de coronavirus, donde creció la demanda de UTI. 

Además, es imposible no señalar que ese contexto tan difícil, de aumento de contagios, internaciones, muertes, falta de medicamentos e insumos, sirvió a las autoridades a retomar viejas prácticas de corrupción, a través de las compras del Estado.

"olvidó" o mejor dicho evitó citar las innumerables falencias que día a día sufren los ciudadanos paraguayos
Abdo se «olvidó» o mejor dicho evitó citar las innumerables falencias que día a día sufren los ciudadanos paraguayos. Foto: Gentileza

Tampoco podemos olvidar a los más de 18.000 muertos en Paraguay a consecuencia de las carencias en salud, durante una de las peores gestiones del mundo en cuanto al manejo de la pandemia.

Falta de medicamentos y llegada tardía de vacunas

Durante la fase más crítica de la pandemia, Paraguay registró más de 4 mil internados en sala común y más de 600 hospitalizados en terapia intensiva.

A la vez, unos 200 pacientes se encontraban en los pasillos de los hospitales, a la espera de una cama, ante la desidia de las autoridades que, sin dudas, dejaron morir y sufrir a miles de compatriotas.

En el peor de los casos, muchos ni siquiera tuvieron un lugar para recostarse y debían deambular por los pasillos en busca de asistencia.

Durante la fase más crítica de la pandemia, Paraguay registró más de 4 mil internados en sala común
Durante la fase más crítica de la pandemia, Paraguay registró más de 4 mil internados en sala común. Foto: AFP

A pesar de que el Ministerio de Salud suscribió un convenio con los sanatorios privados a fin de brindar asistencia a pacientes covid, esto trajo un montón de problemas al Gobierno por el incumplimiento de los pagos por la prestación de servicios.

Inclusive, hasta inicios de junio de este año la deuda con los sanatorios seguía sin ser cancelada en su totalidad, quedando pendiente un remanente de entre 10 a 15 millones de dólares.

En cuanto a las vacunas contra la enfermedad, el Gobierno también falló, sobre todo, por la compra de dosis vía Covax, cuyo mecanismo no cumplió a cabalidad con Paraguay y generó miles de críticas.

La vacunación arrancó tarde en Paraguay.
La vacunación arrancó tarde en Paraguay. Foto: IP

La demora de las vacunas recayó en gran parte sobre Julio Mazzoleni, exministro de Salud, quien no cerró acuerdos con los principales fabricantes, confiando en Covax, creado por la OMS, que resultó ser una desilusión.

Ante la grave negligencia de las autoridades, nuestro país arrancó de manera tardía la vacunación y con apenas 4 mil vacunas que llegaron en febrero del 2020.

Gracias a la caridad de diferentes países de la región y el mundo, Paraguay pudo avanzar en la inmunización de la población. El gobierno de Estados Unidos fue el que más contribuyó para que más ciudadanos no mueran, con la donación en tiempo récord de 2 millones de dosis.

Por otra parte, no podemos dejar de mencionar otras falencias que olvidó citar Abdo, como la falta de insumos, medicamentos y oxígeno que, sin dudas, le costaron la vida a muchas personas.

Muchas familias se vieron obligadas a recurrir a otros medios para conseguir lo que necesitaban y no dejar partir a su ser querido a causa de la ineptitud de las autoridades.

Durante la pandemia, la corrupción se hizo presente.
Durante la pandemia, la corrupción se hizo presente. Foto: Getty

Finalmente, no se debe olvidar a los pacientes con cáncer, que hace años claman mejores condiciones en el sistema público para tener acceso a una mejor calidad de vida y para combatir la enfermedad.

Actualmente, son muchas las personas que están desesperadas ya que ni con amparos judiciales pueden acceder a medicamentos y, muchos mueren aguardando que la medida judicial se cumpla.

En fin, son miles de equivocaciones que el presidente Mario Abdo Benítez evitó mencionar este viernes en su informe de gestión.